Unas obras, como las que hemos realizado en Monterols, dejan un sinfín de cosas que hay que limpiar, terminar y ordenar. El exterior de la casa,  ya está listo. ¡Al fin hemos terminado! Quien dude, que venga a comprobarlo. Un par de residentes se han convertido en jardineros expertos debido a las exigencias del último mes.

Después de diez días de “maratón”, para adecentar el jardín, dejar inmaculadas las farolas, sembrar los parterres, traer grava para tapar zonas de tierra, limpiar todas las malas hierbas… llegó el día de la inauguración del curso académico.

El acto consistió en la bienvenida por el Director de Monterols, Gorka Beteta, una conferencia muy interesante del Sr. Lluís Foix, antiguo director de “La Vanguardia” y que tituló ‘Periodisme i Llibertat’. Un tema candente, con un mensaje muy sugerente que nos ha hecho pensar sobre la manera de entender el periodismo actual y la inmediatez de la noticia, casi al segundo.

La parte más emotiva fue la imposición de becas de los residentes que, después de dos años, han marchado del Colegio Mayor: Josep Maria, Javier, Alberto, Luis, Diego, Andreu y Oriol. Descubrieron el nuevo Monterols y estaban llenos de sana envidia al ver como habia quedado el lugar donde vivían, y sobre todo las nuevas habitaciones con baño individual.

Cerramos el acto con las palabras del presidente del patronato de Monterols, el Dr. José Antonio García Durán catedrático emérito de Economía en la UB, que nos animó a ser universitarios trabajadores y alegres.

El acto ha sido muy interesante y ha venido hasta Barcelona gente de muchas partes de la península. Familias llegadas desde Bilbao, Madrid, Alicante, Valencia… y hasta Granada. ¡Menudo viaje! Después de un año cerrados por obras, para casi todos era la primera vez que venían a Monterols, así que cada uno hizo un “tour” a su familia desde las “cuevas” (sótanos) del edificio hasta las habitaciones de las plantas superiores. Para otros, como mi abuela, no era la primera vez que venían… en cincuenta años, con lo que se emocionaron al ver que las obras no han cambiado el encanto original del “Mayor” y seguía igual que siempre.

Este año promete ser un curso apasionante. Esperamos que los antiguos residentes nos vengan a ver, cuando pasen por Barcelona e intercambiemos anécdotas de antes y después de la renovación de Monterols.